En una entrevista hecha en Londres, una vez terminada la temporada pasada, el número dos español, David Ferrer, nos cuenta el motivo de la decisión de cortar con Altur como técnico para el resto de la temporada 2014 y contar con un nuevo entrenador para esta temporada. SI bien la nota es de unos meses atrás, lo cierto es que me parece muy importante las pistas que nos da a la hora de tomar la decisión de un cambio en la cabeza de su cuerpo técnico y que seguro a muchos de vosotros os habrá pasado alguna vez o al menos os lo estáis planteando; y para que podáis leer lo más importante, os transcribo lo sustancial del mismo:

P. ¿Qué salió mal con Altur?

R. Nosotros dos vemos el tenis de una forma diferente. Yo tengo una manera distinta de trabajar y de ver el esquema de juego. Ya sabía después de Wimbledon que no iba a seguir con él. No fue una decisión tomada en caliente o tras un mal resultado, como el del Abierto de los Estados Unidos. En la gira americana me fue muy bien: hice cuartos en Toronto y final en Cincinnati. Mi entorno más cercano ya sabía después de Londres que no seguiríamos juntos. A nivel personal, muy bien. Profesionalmente, José es un entrenador bueno y muy válido, pero quizás para otro tipo de jugador.

De estas declaraciones podemos inferir varias cosas que podemos resumir en los siguientes puntos:

1) Hay que tener metas, aspiraciones y objetivos comunes y si no es así hay que llegar a consenso de todos ellos

2) No hay que tomar decisiones en caliente: él no aclara el porqué pero es obvio que hay que evaluar muchas cosas para llegar a un buen acuerdo de rescisión de contrato ya que no solo hay una parte comercial-económica sino también la parte afectiva-personal ya que el mundo del deporte de élite es un círculo muy pequeño y prácticamente son todos conocidos , aunque también suele ocurrir en el tenis de clubes.

3) Independientemente de los valores profesionales, debemos tener en cuenta también los valores personales y todos los miembros del equipo, para lograr el consenso de metas, logros y objetivos tanto en lo personal como en los profesional, ya que así se haría del trabajo una relación mucho más fácil y fluida para lo que se persigue: el éxito tenístico
4) No todos los entrenadores se adaptan al jugador ni todos los jugadores se adaptan al entrenador, y esto no es un problema sino más bien lo veo como un reto personal de unos y otros para lograr los objetivos propuestos al inicio de la relación laboral.

5) Digno de destacar la caballerosidad y generosidad en las palabras de David hacia su ya extécnico Altur, ya que no todos hacen lo mismo ante una ruptura profesional, personal, comercial, etc etc.

En cuanto a las situaciones que se nos plantean en otros niveles de juego, ahí tenemos muchas más y diversas ya que entran en concurso más factores que influyen en la relación jugador-entrenador y en artículos próximos iré desgranado los que os podría ser más interesante.

¿Alguna pregunta o comentario?

SALUDOS MA

Redactado por Miguel Ángel Verón Armiñana el Martes, 28 de Abril 2015 a las 21:00

Facebook Twitter LinkedIn Google Meneame Viadeo Pinterest



Editado por
Miguel Ángel Verón Armiñana
Miguel Ángel Verón Armiñana
Miguel Ángel Verón Armiñana, ex jugador de tenis, es actualmente Profesor Nacional de Tenis por la Real Federación Española de Tenis (RFET) y Árbitro Nacional de Tenis por dicha RFET. Con amplia experiencia con tenistas de competición y otros niveles inferiores, también se desempeñó como árbitro y juez de línea en varios torneos, incluidos ATP y WTA .

También estamos en Facebook


Mi curriculum





Noticias ATP

Noticias de la RFET

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile

http://www.wikio.es