Supongo que a estas alturas de la historia del tenista australiano ya todos habréis oído de las "perlas" que lanzó por su boca en contra del tenis pero por si no las habéis hecho, solo con dos frases os pongo en antecedentes:

1) El tenis me aburre
2) Aconsejo a los niños a no jugar tenis

SI bien esto le ha provocado la pérdida de patrocinadores, creo que la ITF y la ATP deberían adoptar algún tipo de medidas cautelares contra él ya que está haciendo lo que ningún profesional debe hacer con su trabajo y es degradarlo y hablar mal de él, además de lo que me parece muchísimo más grave aún y es jugar con las ilusiones de los niños más el trabajo de mucha gente que estamos implicados en el desarrollo de un tenista de élite. Pero como esto no depende de mí, simplemente os contaré lo que le pasó a David Ferrer cuando tenía 17 años.

Un día llegó David a su casa y dijo que no quería jugar más porque estaba desmotivado...¡claro que todos podemos pasar por períodos de desmotivación en nuestras vidas y estoy seguro al 100% que a todos nos ha pasado en algún momento!!!!!!
Lo cierto es que su padre le dijo entonces que trabajara en la empresa de construcción de su propiedad y así se ganara la vida: tuvo que madrugar, cargar peso, hacer hormigón, etc etc y toda la vida dura que es el mundo de la construcción.
Al cabo de una semana volvió a hablar con sus padres y les pidió volver a los entrenamientos porque era muy dura la vida de la construcción.

Al menos supo rectificar su camino y comprendió que hay profesiones mucho más duras y difíciles que la de tenista profesional (QUE NO LE QUITO EL DRAMA DE LOS RESULTADOS PERMANENTES) , pero al menos estamos en un entorno muchísimo más agradable que en otras profesiones.
A día de hoy David Ferrer, con 35 años cumplidos, sigue en activo con la misma o mayor ilusión que entonces, así que animo al talentoso de Bernard a imitar a David, dejando el tenis por un tiempo, y a lo mejor encuentra en su camino: su verdadera vocación y así deja de fastidiar a la industria con sus comentarios nada bien intencionados A los 24 años se puede cambiar de rumbo cuantas veces se quiera en cuanto a la vida laboral; a los 60 es un poco más complicado, pero tampoco imposible, además Bernard es un afortunado de la vida que gracias a su trabajo, que ahora denigra, tiene un poder adquisitivo que le permitiría convertirse en empresario de lo que quisiera

¿Alguna pregunta o comentario?

SALUDOS MA

Redactado por Miguel Ángel Verón Armiñana el Domingo, 30 de Julio 2017 a las 09:47

Facebook Google + Twitter LinkedIn Google Y! Technorati Meneame Viadeo Pinterest



Editado por
Miguel Ángel Verón Armiñana
Miguel Ángel Verón Armiñana
Miguel Ángel Verón Armiñana, ex jugador de tenis, es actualmente Profesor Nacional de Tenis por la Real Federación Española de Tenis (RFET) y Árbitro Nacional de Tenis por dicha RFET. Con amplia experiencia con tenistas de competición y otros niveles inferiores, también se desempeñó como árbitro y juez de línea en varios torneos, incluidos ATP y WTA .

También estamos en Facebook


Mi curriculum





Noticias ATP

Noticias de la RFET

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile

http://www.wikio.es